Frutas, verduras y refrigeración.

La refrigeración de los alimentos es algo que siempre nos tiene en duda. A veces cuando hacemos la compra no sabemos muy bien que debemos meter en refrigeración y que debemos dejar fuera. Tendemos a pensar que seguro es mejor todo en la nevera, así se mantendrá bien y durará más. Pero esto no es del todo exacto. Hay alimentos que necesitan estar a temperatura ambiente para poder madurar bien y otros que necesitan estar en frío para conservarse mejor.

En esta nueva entrada de nuestro blog vamos a intentar resolver un poco vuestras dudas y ayudaros a que organicéis un poco mejor vuestra vuelta a casa después de hacer la compra de productos frescos como verduras, hortalizas y frutas.

Primero de todo hay que diferenciar entre dos tipos de alimentos frescos: los llamados climatéricos, son frutas, verduras y hortalizas que pueden seguir madurando después de haber sido recolectados y separados de la planta; y los no climatéricos, que son aquellos que solo maduran en la planta, y por lo tanto hay que recolectarlos en el momento de la maduración.

Debido a esto tiene una gran importancia la adecuada recolección, el almacenamiento y la distribución. Por eso siempre os recomendamos que consumáis productos de cercanía y locales, para así garantizar aún más su calidad. En las grandes cadenas de producción estos pasos a veces no son los adecuados y los procesos de maduración no los mejores, dando lugar a productos de baja calidad.

¿Por qué es importante conservar los alimentos frescos? Para evita pérdidas de alimentos, retrasar su maduración y senescencia, evitar el ataque de microorganismos que puedan estropearlos.

Aquí os dejamos algunas de nuestras recomendaciones para las frutas y verduras de temporada. Dentro de la nevera os recomendamos guardar:

Frutas: albaricoques, arándanos, cerezas, fresones, fresas y frutos rojos, manzanas, uvas, higos. mangos.

Verduras: alcachofas, apio, brócoli, cebolletas, endivias, espárragos trigueros, judías verdes, lechuga, puerros, rábanos, zanahorias, berenjenas, coles, espinacas, guisantes, nabos, remolacha, rúcula.

Por otro lado, hay algunos que pueden estar fuera de la nevera y una vez maduros guardar en frío:

Frutas: aguacates, ciruelas, kiwis, melocotones, nectarinas y peras.

Y hay otros que están siempre mejor fuera de la nevera, para asegurarnos su correcta maduración y propiedades:

Frutas: plátanos, granadas, kakis, limas, limones, naranjas, mandarinas, melón, piña, pomelos, sandía, papaya

Verduras: ajos, calabazas, cebollas, patatas, boniatos, pepinos, pimientos, tomates, calabacín.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*