«La primavera la sangre altera»

Con la llegada de la primavera todo se llena de color, nos sentimos más alegres porque las horas de luz se alargan, el sol nos calienta y podemos empezar a dejar las bufandas, los guantes, los abrigos y los jerséis de invierno. Pero estas alegrías no son muy bien recibidas para todos.

La primavera también viene acompañada de una explosión de la naturaleza. Los árboles, los jardines y el campo se llenan de flores e insectos. Todos quieren colaborar en un ritual de color llamado polinización. Y con ello los alérgicos comenzamos a sentir ese mágico e incómodo efecto en nuestra nariz, nuestros ojos e incluso algunos en la piel. ¿Qué podemos hacer para poder unirnos al baile sin pasar un mal rato?

Pues buscar en la propia naturaleza. Existen remedios naturales que nos ayudan a pasarlo mejor. Hoy queremos dejaros algunos de nuestros trucos para combatir la rinitis alérgica estacional y ayudaros a pasar una mejor primavera.

Lo primero de todo tiene que ver con nuestra alimentación. Evitar los alimentos que de forma natural son liberadores de histamina puede beneficiarnos mucho. Se consideran alimentos ricos en histamina las conservas y semiconservas de pescado, quesos madurados y fermentados, algunas verduras y frutas, los embutidos no cocidos, el vino y la cerveza.

Una lista algo más detallada sería la siguiente: Yogurts. Quesos fermentado y secos. Lácticos preparados con alimentos a evitar. Pan y féculas hechas con colorantes, conservantes y levaduras artificiales. Soja. Judías pintas. Berenjena, calabaza, espinacas. Tomate y productos con tomate. Col fermentada. Albaricoque, fresa, frambuesa, uva pasa, pasas de corinto, dátil, nectarina, piña, naranja, papaya, melocotón, ciruela, arándanos. Pescado y marisco. Huevos preparados con ingredientes restringidos. Salsas preparadas con huevo crudo. Productos hechos con colorantes, levaduras artificiales, conservantes, cacao, margarina, frutas restringidas, pasteles comerciales. Mermeladas hechas con los ingredientes restringidos. Jarabes fermentados. Dulces y pasteles comerciales. Decoraciones de pasteles. Chocolate y cacao. Bebidas con gas (excepto agua), té, cerveza, vino, sidra, bebidas alcohólicas excepto destilados. Anís, canela, clavo, curry, paprika picante. Nuez moscada. Los alimentos de etiqueta “con especias”. Comidas cocinadas o «sobras» de comida. Alimentos con aromatizantes o aderezos. Salsa de soja, preparadas o comerciales (Kétchup). Grasas elaboradas o con conservantes.

Podemos decir que durante un tiempo no sería un sacrifico muy grande evitar estos alimentos, ya que hay muchos otros que si podemos seguir tomando. O al menos que si los consumimos seamos conscientes que ese día nos podemos sentir peor.

El siguiente paso que debemos hacer es ayudar a nuestro sistema inmune. Es decir, subir nuestras defensas. Y esto ¿cómo podemos hacerlo?. Pues muy sencillo. Hay algunos complementos de fitoterapia que nos pueden ayudar, como son: los probióticos, la vitamina C y la equinácea. Serán nuestros fieles amigos en esta época del año.

También existen algunas plantas que actúan como anti-histamínicos naturales y que podemos tomar en esta época del año. El comino negro (Nigella sativa) por ejemplo, en forma de aceite o bien usando las semillas en infusión o en la comida. La infusión de manzanilla. El cardo mariano, en extracto o bien en infusión. El polen fresco de abeja, para que aquellos que puedan tolerarlo. Y el MSM, una forma de azufre orgánica con grandes propiedades. Entre otros.

Igualmente a veces podemos necesitar remedios que nos ayuden a paliar un poco los síntomas en el momento. Para mi a nivel ocular me funcionan muy bien las gotas oculares de equinácea, sol de oro y eufrasia. A nivel de nariz un spray nasal de eucalipto, menta y manzanilla. Y para las tos y la garganta un spray de equinácea, salvia y menta.

Y sobre todo no olvidar diariamente hacernos lavados nasales con agua de mar. Esto hará que nuestra nariz este limpia por dentro, que nuestras fosas nasales no acumulen alérgenos y que respiremos mejor.

Como hemos dicho al principio, estos son nuestros trucos, así que si tienes sugerencias o conoces otras formas de mejorar en los períodos de alergia, no dudes en compartirlo con nosotros. Estamos siempre abiertos a vuestras sugerencias.

2 thoughts on “«La primavera la sangre altera»

  • Gracias por tus consejos Ursula !!
    Tengo una pregunta :
    Mi sobrina está embarazada y padece de alergia, qué puede tomar para aliviar sus síntomas ?
    Un abrazo

    • Buenos días Encarni,
      En principio, tanto la equinácea como el comino negro no tiene contraindicaciones durante el embarazo, así que podría tomarlas sin problema.
      Muchas gracias por tu interés.
      Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*