Organizar tu nevera, ¿te ayudamos?

¿Conoces realmente la funcionalidad que tiene tu nevera?¿Realmente sabes cómo aprovechar mejor sus propiedades?¿Estás seguro de que sabes dónde colocar cada alimento para que se conserve mejor?

Seguro que somos muchos los que pensamos que nuestra nevera es la mejor colocada y organizada de todas, ¿pero estás seguro? Yo pensaba que si, pero siempre hay algo que podemos mejorar, sobre todo cuando se trata de nuestra salud y nuestra alimentación.

Las neveras, según los fabricantes y las características que tengan, conservan mejor los alimentos de una forma que de otra. Cada zona de la nevera tendrá una temperatura y humedad diferentes que condicionará que los alimentos allí colocados duren más o menos.

Primero de todo tenemos que conocer cuál es la mejor temperatura para nuestra nevera. Según los expertos no conviene jugar con los mandos a nuestro antojo, y siempre que podamos debemos mantener la temperatura a unos 4 grados. Teniendo además en cuenta que el frío tiende a pesar, se irá hacia la zona más baja de la nevera, siendo esta la zona donde se concentre más y la parte alta la zona más cálida de nuestra nevera.

Sabido esto, sueno lógico pensar que los alimentos más fresco (como frutas y verduras) necesitarán estar en la zona más baja de la nevera, mientras que los productos más elaborados (como yogures, quesos o comidas preparadas) pueden estar en la zona alta.

Casi todas las neveras suelen tener unos cajones de almacenaje en la zona inferior, así que sonaría también lógico usarlos paras las frutas y verduras. Pero en este caso, como comentamos anteriormente, es la zona más fría de la nevera, y no todas las verduras y frutas estarán bien si es muy frío. Incluso algunas estarán mejor fuera de la nevera, como ya os comentamos en una entrada anterior de nuestro blog. Así que estos cajones mejor reservarlos para carnes y pescados.

La puerta de la nevera es otra de las zonas que nos suelen hacer dudar. En general es una zona no muy fría donde solemos poner la leche abierta, los zumos y las bebidas. En general, no sería adecuado para la leche ya que ésta una vez abierta se conservaría mejor en zonas más frías de la nevera. Cierto es, que es la zona más cómoda para ponerla, así que si la consumimos en unos 3 días no habría problema. Esta zona sería adecuada para las bebidas que más consumimos, las salsas y los aderezos, las mermeladas y la mantequilla.

Otra duda que tenemos son los huevos. Normalmente cuando los compramos no suelen estar refrigerados, así que la pregunta es: ¿porqué los metemos en la nevera? Si tenemos una despensa fresca no es necesario meterlos en la nevera. Pero si decidimos hacerlo, la puerta (a pesar de que los fabricantes nos colocan unas bellas y cómodas hueveras en esa zona) no es la zona más adecuada para ellos. Buscaremos una zona fría de nuestros estantes.

Y algo que no podemos olvidar para mantener y conservar aún mejor nuestros alimentos, es la higiene de la propia nevera. La nevera es una zona de la cocina, que como casi siempre esta ocupada con alimentos, no limpiamos con la frecuencia que se debería. Y desinfectar y limpiar la nevera suele ser una buena estrategia de conservación. Si no quieres usar productos químicos para esto, siempre puedes limpiarla con bicarbonato y agua tibia, jugo de limón o vinagre.

Y un último consejo para evitar que se nos estropeen los alimentos, sería colocar siempre los alimentos que llevan más tiempo en la primera línea, para no olvidar que están ahí. Al mismo tiempo, que no conviene cargar en exceso los estantes con productos unos encima de otros. Así no dejamos que el aire pase y circule por todo el espacio. Simples, pero errores frecuentes que cometemos todos. Esperamos haberos ayudado algo con estas recomendaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*