Vacaciones cero residuos ^^

Llega el verano. Llega el calor. Llega la playa. Llegan las comidas y las cenas fuera de casa. Llega el hotel o el apartamento de vacaciones. En resumen, llega un cambio de rutina y llega el salir de nuestros buenos hábitos adquiridos durante el invierno y la primavera. ¿Qué podemos hacer para seguir estos buenos hábitos?

Queremos que tus vacaciones sean los más sostenibles posibles. Y que generen el menor impacto en el medio ambiente. Por eso queremos darte algunos consejos para conseguirlo.

Lo más importante y básico es minimizar la huella que dejamos al sitio donde vamos. Ya sea en la playa, en la montaña o en el camping, debemos dejar todo como lo encontremos. No dejar residuos o basuras e intentar que quienes nos acompañen lo hagan también. Seremos un ejemplo para los demás. Y seguro despertaremos más de una conciencia de los vecinos de alrededor cuando nos vean.

Además, queremos proponerte un kit básico para tus compras y para tu día a día. Los útiles que no puede faltar en la maleta o la mochila de un «zerowaster»; que te ayudarán a reducir los envases de plástico que no necesitas comprar de un solo uso y que tan gran impacto están teniendo en el planeta.

Para tus compras, no pueden faltar: una bolsa de tela grande o una cesta, otras más pequeñas para tus compras a granel y algún que otro envase o tupper. Es importante que te informes de las tiendas a granel de la zona donde vas de vacaciones (siempre hay opciones), si hay mercadillos de productos locales y donde están las tiendas de barrio más cercanas (frutería, carnicería, o pescadería).

Una botella para llevar tu agua o bebida fresca casera favorita no puede falta. Evita improvisar comprando refrescos o botellas de agua en plástico. Hay que estar siempre preparado y más aún en verano que hace calor y necesitamos hidratarnos. Y además siempre puedes ponerle a tu botella una bolsita térmica para que esté siempre fresca.

Un kit de cubiertos y plato/tupper por si hacéis picnic en la playa, en el campo o en un parque bonito. También puede servirte si pides comida para llevar.

Servilletas y pañuelos de tela. Son ligeros y fáciles de limpiar y secar. Olvídate ya de las servilletas y los pañuelos de un solo uso y de papel. Lo antiguo vuelve a estar de moda. Así que saca esas servilletas de tu abuela que tienes en el cajón del comedor y dales uso. Busca esos pañuelos de colores tan llamativos que tienes guardados con la ropa interior y úsalos. El medio ambiente y tu abuelita te lo agradecerán.

Son pequeños detalles que pueden convertirse en algo muy valioso e importante. La vacaciones no son solamente para relajarse y desconectar. Son para «reconectar» con el mundo, con la naturaleza, para ser más conscientes de lo que hacemos en nuestras vidas; para «reeducar» a los que tenemos cerca de nosotros. Y sobre todo ser un ejemplo para los demás.

Felices vacaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*