Año Nuevo, Hábitos Nuevos

Como cada fin de año, nuevamente, algunos hacemos un poco de balance sobre el año que se escapa. Miramos un poco que ha sucedido, como hemos cambiado y en que dirección nos hemos desarrollado. Cada uno de nosotros le damos un valor a lo sucedido, y sin casi darnos cuenta estamos haciendo nuevos propósitos para el año que está por llegar. Queremos cambiar algunas cosas, mejorar otras y algunas no volver a pasar por ellas.

Dejar de fumar, hacer dieta, hacer deporte, trabajar menos, son algunas de las cosas que para algunos llegan primero a la cabeza. Son parte de nuestros nuevos propósitos para el año nuevo. Puede que al principio estemos muy convencidos y pongamos toda la energía en ello. Pero como toda “energía” se acaba disipando en el espacio con el paso del tiempo y finalmente volvemos a los hábitos de siempre, que nos atrapan.

Para que ésto no suceda, queremos proponerte algunos nuevos hábitos para el año nuevo. Si eres de los que quieres disfrutar más la vida, estar más sano y sobre todo sentirte mejor y más feliz la siguiente lista es para ti.

Primero de todo, levantarte temprano por la mañana. Levantarse antes o con la salida del sol y con unas horas de por medio antes de ir al trabajo hará que el día a día sea diferente. El primer estrés al que se enfrenta nuestro cuerpo todos los días somos nosotros mismos. Salimos corriendo de casa, con una ducha en el cuerpo (al que le dé tiempo), un café o un desayuno a medias, y la prisa de no llegar tarde al trabajo, el atasco que seguro nos pillará en el camino, buscar aparcamiento, etc, etc. Así no parece que hayamos comenzado la jornada con mucha felicidad. Lo mejor para sentirse bien desde la mañana es levantarse un poco antes. Tener tiempo por la mañana para lo que nos gusta antes de ir al trabajo es un regalo, ¿porqué tendríamos que prescindir de ello? Hazte un regalo todas las mañanas y levántate un poco antes. Ya verás lo bien que te sentirás.

Segundo, y no menos importante que el primero, estira tu cuerpo y oxigenalo. La naturaleza es sabia y nos enseña mucho. Para los que tenéis mascota en casa seguro que habéis visto que es lo primero que hace vuestro perro o gato por la mañana, si, efectivamente, se estiran. Estirar la espalda y los músculos del cuerpo por la mañana es la mejor forma de despertar. Y si lo acompañamos de unos ejercicios de respiración aún mejor. Y si tenéis hijos, podéis desde pequeños inculcarles esta saludable forma de despertar y hacerlo juntos. Unos ejercicios respiratorios sencillos junto a un unos estiramientos básicos; ejercicios de Yoga, Thai chi, Los Cinco Tibetanos, Chi Kun, u otro que os guste más, acompañados de una corta Meditación; hará que comenzar el día no resulte tan pesado. Conseguiremos enfrentarnos al día de una forma más relajada y enfocada.

Siempre se ha dicho que el desayuno es la comida más importante del día, ¿y porqué todos los sabemos y no lo aplicamos? Hacer un desayuno bueno todos los días es importante. Y no sólo el acto en si de desayunar, sino también tomarse el tiempo suficiente para hacerlo. Siéntate y disfruta de la primera comida que nutre tu cuerpo, la primera energía que necesitas todos los días. Modalidades de desayuno hay muchas, así que por ahora que cada cual tome lo que más le guste. Más adelante os daremos algunas ideas y recomendaciones para un buen desayuno.

 Ve al trabajo a pie, en bici o en transporte público. Es una buena forma de reducir el estrés todas las mañanas. El tráfico, la búsqueda de aparcamiento, el tiempo para llegar al trabajo, no son las mejores señales químicas que le podemos enviar a nuestro cerebro y a nuestro cuerpo por las mañanas. Cómo empecemos la mañana será fundamental para saber como será el resto del día. Si eliges ir a pie, en bici o en transporte público seguro serán todo ventajas. Cruzarte con gente y poder charlar con ellos de camino al trabajo, escuchar algo de música mientras llegas a tu destino, leer aquel libro que duerme a tu lado en la mesita de noche todos los días, hacer ejercicio y mover tu cuerpo ya desde la mañana. El tiempo siempre es importante y no por acortar el tiempo de llegar al trabajo va a ser más fructífero el día. Es preferible tomarse más tiempo y disfrutar el camino al trabajo, así el resto del día será de más calidad.

Haz ejercicio cada día. Todos sabemos lo bueno que es hacer deporte porque siempre nos lo están diciendo, los médicos, los programas de televisión, pero ¿realmente sabemos el efecto que el deporte o el ejercicio tienen en nosotros? Al mover nuestro cuerpo lo liberamos de mucho del estrés que tenemos, ya que liberamos sustancias que hacen que el cuerpo además de relajarse se sienta mejor. También el movimiento ayuda a que se eliminen toxinas y hacemos funcionar el sistema linfático. No es necesario hacer un actividad física intensa a diario, no tenemos que matarnos en el gimnasio, pero cierto es que no vale con una paseo a pie de media hora. Montar en bicicleta, correr, la natación, el senderismo, entre otros pueden ser una opción. Lo mejor es probar y elegir lo que más nos guste, no lo que esté de moda, porque si no finalmente acabaremos por dejarlo.

Consumir alimentos de temporada. Siempre queremos o intentamos comer mejor, hacemos dietas que anuncia la tele o hemos leído en alguna revista, porque queremos estar sanos y comer mejor, o simplemente queremos perder peso al margen de la importancia de nuestra salud. Y no nos damos cuenta de que ya tenemos la respuesta a una dieta sana y equilibrada. Como dijimos antes la naturaleza es sabia y debemos observarla un poco más. Cada estación del año nos ha dado los alimentos que necesitamos. Las frutas y verduras de temporada son la mejor medicina y dieta que podemos darle a nuestro cuerpo. Empieza este nuevo año a consumir sólo lo que realmente daría la naturaleza y verás lo bien que se siente tu cuerpo y como responde a los alimentos de temporada. Porque no estamos hechos para comer todos los días lo mismo y nuestro cuerpo necesita además de alimentarse nutrirse.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*