BEBIDA VEGETAL CASERA, FÁCIL Y SOSTENIBLE

Los lácteos son alimentos de origen animal, leche de vaca o derivados de la leche de vaca, que se consumen en casi todas partes del mundo. Existen muchos detractores de estos productos por diferentes motivos. Ya sea por cuestiones de salud o por motivo éticos, mucha gente ha dejado de consumirlos, optando por opciones de origen vegetal. Este tema podría generar un largo debate, pero no es el tema del que quiero hablarte hoy. Ya sea por un motivo o por el otro, de lo que quiero hablar hoy es de cómo hacer que esa elección de consumir bebidas vegetales sea una opción realmente sostenible y con significado, a la vez que saludable.

Hoy día es muy fácil encontrar bebidas vegetales en herbolarios o supermercados. Existen muchas marcas y muchos sabores. Así que el cambio es fácil. Al igual que la leche de vaca, vienen envasados en tetrabrik de usar y tirar. ¿Te has fijado alguna vez cuántos de estos envases tiras a la semana? ¿O al mes? Muchos que optan por tomar estas bebidas lo hacen por motivos ecológicos. Pensando que son alternativas más sostenibles y de menor impacto en el medio ambiente. Puede que en algunos aspectos sea así, pero no en otros. No sé si lo sabes, pero los envases de tetrabrik están hechos de diferentes materiales (de plásticos, aluminio y cartón) y en muchos casos no se pueden reciclar (al no poder ser separados sus componentes) y acaban siendo incinerados (generando gases de efecto invernadero) o bien acaban en vertederos. Así que cuando tires tu envase de tetrabrik en el contenedor amarillo pensando que estas ayudando al medio ambiente, quítate el velo de los ojos y piensa.

Por otro lado, ¿te has parado a leer los ingredientes de las bebidas vegetales? Otras muchas personas optan por esta opción porque piensan que es más saludable que la leche de vaca. Y como te decía anteriormente hay muchas marcas. Y por ese mismo motivo no debes guiarte por precios y letras llamativas. Leer el contenido de los alimentos que compramos es muy importante. Algunas bebidas vegetales vienen con azúcares añadidos o edulcorantes y conservantes. Seguramente también lleven espesantes que le dan textura a la bebida, que suelen ser almidones. En esto último no hay nada peligroso para la salud mientras no sean almidones modificados, pero en el caso de los azúcares añadidos o edulcorantes un consumo excesivo de los mismos puede ser perjudicial para la salud.

Dicho lo cual, si realmente quieres que tu opción de bebida vegetal sea más ecológica, sostenible, respetuosa con el medio ambiente y sobre todo saludable, esta entrada del blog que he preparado es para ti.

Por un lado hablemos de los sabores y las propiedades. Bebidas vegetales se pueden hacer con muchos granos diferentes. De cereales como el arroz integral, el mijo, la quinoa, el sarraceno o la avena. De legumbres como la soja o los cacahuetes. De frutos secos como las almendras, las avellanas, las nueces, los anacardos o los pistachos. O de semillas como el cáñamo o el sésamo. La elección de un grano u otro dependerá del sabor y la textura que te gusten más, al mismo tiempo que de sus propiedades.

Si buscas opciones con fibra los cereales son una buena opción. Si por el contrario quieres que sean más energéticas los frutos secos serán la tuya. Si quieres algo más proteico la soja o el cáñamo pueden ser tu elección. También puedes mezclar diferentes granos. O hacer una bebida vegetal diferente cada vez.

Siguiendo con los sabores, hacer la bebida vegetal en casa te da la opción de combinar y cambiar. Si te gusta dulce, siempre puedes añadir un dátil, stevia o algún azúcar, miel, sirope o edulcorante que te guste. También puedes corregir el sabor con una pizca de sal. Puedes añadir unas gotas de limón o cáscara de limón, para corregir su acidez y que se conserve mejor. Y lo mejor de todo, puedes añadir cacao puro, vainilla o canela para darle un toque aún más rico. Por ejemplo, bebida de arroz integral con canela y limón o bien bebida de almendras con dátil y cacao puro. Existen muchas opciones que puedes probar hasta que encuentres la mezcla que más te guste. A mí por ejemplo, me gusta hacer las bebidas con frutos secos sin añadir nada, así cada día puedo hacer la combinación que más me gusta: matcha con sirope de ágave; cacao puro con miel; cúrcuma con jengibre, canela, pimienta y miel. Imaginación al poder.

La textura, una parte importante que afecta al sabor de la bebida vegetal, es diferente según el grano que elijas. Normalmente los granos como el arroz integral y la avena son más espesos por su contenido en almidón y fibra. Y el resto son más ligeros. Puedes jugar con las cantidades de grano y de agua para conseguir la espesura que más le guste a tu paladar.

Hacer bebida vegetal en casa puede ser más fácil de lo que piensa. Existen diferentes opciones, desde la más tradicional hasta la más moderna. Pero aunque parezca evidente, primero de todo tienes que saber que los ingredientes básicos para hacer tu bebida vegetal son el grano y agua.

Una vez que hemos elegido el grano que vamos a usar tenemos que ponerlo a remojo. Es muy importante que el grano este bien hidratado por diferentes motivos. Para que así la bebida sea más fácil de hacer, ya que el grano se reblandece al remojarlo. Esto hará también que las fibras del grano sean más digeribles. Y al mismo tiempo ayudamos a potenciar las propiedades del grano. Los granos son en su origen la semilla de una planta que germinará y creará una nueva planta, así que el remojarla haremos que esta semilla se active. El tiempo de remojo puede variar de un grano a otro. Para cereales, legumbres y semillas siempre es mejor dejarlos la noche anterior ya que su cubierta es más dura. Pero en el caso de los frutos secos, entre cuatro o cinco horas suelen ser suficientes.

Al mismo tiempo, es importante saber que algunas bebidas vegetales se hacen con el agua caliente y otras con el agua del tiempo. Esto se debe también al contenido de almidones y de fibra que tenga el grano, y el agua caliente los hace más digeribles. Este es el caso de los cereales y las legumbres.

La cantidad de grano usado por litro también puede variar. Para que tengas una guía por la que empezar, para cereales, legumbres y semillas se pueden usar unos 50g de grano por cada litro de agua. Por otro lado, para los frutos secos unos 100g por litro. Pero como te comenté anteriormente, estas cantidades las puedes ir variando según tu gusto.

Lo más sencillo para hacer bebida vegetal es usar el método tradicional: una buena batidora (de mano o de vaso) y una tela o un colador para filtrar. Si tienes termomix o robot de cocina en casa seguro que tienes más opciones para que la mezcla salga bien. Aunque en el mercado se pueden encontrar hoy día otros utensilios de cocina más específicos para hacer la bebida vegetal.

En tierras valencianas nació la “chufamix”, ahora renombrada como “vegan milker”. Nació como opción para preparar la bebida de chufa (horchata) tan típica de esas tierras. Consiste en un vaso grande con un recipiente en su interior que hace las veces de filtro y un mortero para luego poder filtrar bien la mezcla batida. Es sencillo, rápido, fácil de limpiar, pero requiere de una batidora de mano y tu fuerza. Aunque siempre puedes batir con el vaso batidor o la termomix y luego depositar la mezcla en el vaso con el filtro.

Por otro lado, y sin duda alguna mi favorita, aunque requiere de una inversión inicial, la “Sojamatic” también nuevamente renombrada como “BB Vegetal”. Fabricada también en España, nació para hacer bebida de soja, pero al igual que la vegan milker sirve para mucho más. Consiste en un recipiente que se conecta a la corriente eléctrica al cual se le acopla una batidora pequeña con un filtro. En el recipiente se coloca el agua y en el filtro el grano con los ingredientes para la bebida vegetal. Bate, mezcla y filtra todo a la vez. Además incluye la opción de calentar el agua para aquellos granos que lo necesitan. Es también muy fácil de limpiar.

Sea como fuere que hagas tu bebida es importante conservarla bien. Lo mejor es guardarla en una botella de cristal y en la nevera. Suele tener una duración de tres o cuatro días. Pasado ese tiempo puede empezar a fermentar.

Como has visto es un proceso sencillo, con un poco de organización en tu cocina puedes tener tu bebida vegetal favorita hecha en casa. Con la ventaja de que tú elijes los ingredientes, así siempre será más saludable. Y no generas ningún residuo ya que todo se aprovecha. No hay envases que desechar ni tampoco restos. Seguramente te preguntarás, ¿qué pasa con los restos orgánicos que quedan en el filtro después de hacer la bebida vegetal? ¿Es eso un residuo? En realidad no. Esos restos pueden usarse como ingrediente para otras muchas recetas, pero eso ya te lo contaré en otra entrada del blog.

Espero que te haya sido útil la información aquí te dejo. Ya sabes que puedes escribirnos o venir a vernos si tienes dudas o consultas. Sólo para terminar decirte que no solo es mejor para el medio ambiente y para tu salud hacer bebidas vegetales casera, sino que a larga también es bueno para tu bolsillo, ya que si compras los granos a granel y con tu propio envase siempre será más barato. Así además apoyas y contribuyes con el consumo de productos y negocios locales. Fácil y sostenible.