CUPPING CON VENTOSAS

Las Ventosas (Bá Guàn 拔罐 en Chino) también llamadas Cupping en inglés (De “cup” =copa), es una técnica milenaria que proviene de la medicina tradicional china. El cupping o masaje con ventosas consiste en aplicar ventosas sobre el cuerpo, a las que se les extrae el aire, y que se manipulan con el fin de eliminar toxinas de la sangre y la linfa, o tratar diversas afecciones.

Hay constancia de que no sólo la utilizaron los chinos sino también los egipcios, árabes, griegos y en la Europa durante el medioevo, eran construidas de bambú, vidrio, arcilla, bronce aunque hoy en día por lo general son de vidrio o plástico.

¿Cuáles son los efectos de las Ventosas en el cuerpo? Desde la medicina tradicional china los expertos en la aplicación del Cupping relatan que consigue restaurar el flujo del “Qi ó Chí”, la energía y la fuerza vital que recorre todo el cuerpo, así como también de la circulación sanguínea, al aplicar la ventosa ocurre una rotura de los capilares sanguíneos que causa una congestión parcial en la zona dónde esté, provocando así la hemólisis (los glóbulos rojos se destruyen de modo que se libera la hemoglobina) logrando un efecto positivo.

Por otro lado sus efectos fisiológicos son: aumento de irrigación sanguínea, alivio del dolor, aumenta circulación linfática (disminuir edemas), aumenta el metabolismo celular, aumento del oxígeno y nutrientes de los tejidos, hiperemia local, liberación miofascial, activa el sistema inmunitario, depurativo (eliminación de toxinas), tratar contracturas y rigidez muscular (efecto relajante), terapia antiinflamatoria y analgésica, reduce los síntomas de alergia, fatiga crónica y fibromialgia.

Los estudios muestran que la aplicación de ventosas para el dolor de espalda es efectiva, mediante el mecanismo de congestión e interrupción de la circulación sanguínea, deteniendo los procesos inflamatorios. Otros estudios postulan que el cupping podría dirigirse al sistema nervioso autónomo y ayudar a reducir el dolor.

La técnica de ventosas combinada con otros tratamientos muestra resultados positivos, y su bajo  coste,  su  fácil  aplicación  y  sus  escasos efectos adversos, hacen de esta técnica un tratamiento de elección para el manejo del dolor. No muestra interacciones combinada con otras terapias y los efectos secundarios derivados son muy bajos.

Tipos de cupping. En la técnica del cupping se pueden aplicar las ventosas de varias formas y con distintos objetivos.

Masaje: una vez que se ha hecho el vacío y se ha colocado la ventosa sobre la piel del paciente, se desliza de un lado a otro produciendo un efecto masaje (para lo que previamente se habrá aplicado un aceite que facilite el deslizamiento de la ventosa), que estimula la circulación de la sangre y de la linfa y sirve para eliminar toxinas.

Ventosa fija: Se adhiere la ventosa en determinados puntos con el fin de tratar ciertas zonas del cuerpo a través de sus puntos reflejos en la espalda.

Aplicación y extracción de la ventosa: solo se emplea sobre la espalda y consiste en aplicar la ventosa y dejarla solo unos segundos, para a continuación cambiar a otra parte de la zona a tratar. Se utiliza para desprender el exceso de mucosidad cuando existe congestión pulmonar.

Wet cupping o sangrado con ventosa: se aplica una ventosa en una zona congestionada o inflamada que precise este tratamiento durante alrededor de tres minutos, y después se  realiza una incisión superficial en la piel del paciente para que salga una pequeña cantidad de sangre que permita descongestionar dicha zona.