ES OTOÑO, PREPÁRATE

¿Te estás preparando bien este otoño?

Cada cambio de estación puedes preguntarte si tienes que hacer algo para ayudar a tu cuerpo y tu salud. Llega el frío, las horas de luz se acortan y tu salud puede notarlo. Preparar tu cuerpo es una gran idea y puede aportarte muchos beneficios de cara al invierno.

Con el fin del verano llega un cambio importante para tu cuerpo, un período de transición antes del invierno. Y son varias las recomendaciones que quiero darte para hacer frente a los cambios ambientales y climáticos sin poner en riesgo tu salud.

Lo primero de todo es depurar tu cuerpo. Después del verano, del exceso de calor, tu cuerpo está bastante fatigado. La mejor forma de depurarlo es mediante cambios en tu alimentación y extractos de plantas. Durante dos semanas puedes tomarte un tiempo de paréntesis para realizar esto.

Comienza tu día con un vaso de agua templada. Así le das a tu cuerpo un ligero toque al despertar. Ayudas a despertar tus órganos y comenzar el día de otra forma. Este hábito puedes mantenerlo a lo largo de todo el año, te ayudará a que tus órganos se activen y despierten por la mañana para comenzar con sus tareas. Es importante que tus intestinos y tu hígado comiencen bien el día de trabajo. 

Luego prepárate una botella de un litro de agua con alguna de mezcla de extractos de plantas que ayuden a limpiar y depurar tus órganos. Como la alcachofera, el cardo mariano, la ortiga verde, el boldo, la ulmaria, el grosellero, entre otras. Bebe esa agua a lo largo de todo el día, entre las comidas, durante dos semanas. Notarás como tu cuerpo se aligera y pierdes volumen. Tendrás más energía y estarás menos cansad@ o fatigad@.

Vigila lo que comes. Intenta tomar frutas y verduras de temporada. Y sobre todo aumenta el consumo durante estas dos semanas de depuración de los alimentos que te pueden ayudar más en este proceso. Verduras de hoja verde como acelgas, espinacas, brotes verdes, apio, puerros, remolacha; que ahora después del verano comienzan a aparecer nuevamente. Frutos rojos como arándanos, uvas, piña, pomelo, entre otras. Intenta no comer carne durante los días de la depuración, al mismo tiempo que no beber alcohol o bebidas gaseosas y refrescos. Así ayudarás a que la depuración sea más efectiva. Piensa que son sólo dos semanas.

Intenta hacer las cenas ligeras y no hacerlo muy tarde. Y si te sientes con ánimo para hacerlo, te recomiendo durante estas dos semanas hacer ayuno intermitente. Es algo muy sencillo. Simplemente intenta dejar al menos entre 14-16 horas entre la última comida que tomas en el día y la primera comida del día siguiente. Así le das a tu cuerpo tiempo para que por sí sólo se repare y se limpie, ya que no está distraído con la digestión. Notarás que además de dormir mejor y descansar mejor, tienes más energía. Este también es un hábito que si te gusta puedes mantener incluso después de la depuración.

Cuando termines las dos semanas depurativas te sentirás más ligero, saludable y con más energía. Hasta incluso tendrás ganas de seguir con la depuración durante más tiempo. Pero ojo, hay que tener cuidado con las depuraciones. Ya que tenemos que dejar a nuestro cuerpo trabajar y darle la oportunidad de hacerlo por sí mismo. Tu siguiente paso será ahora preparar tu sistema inmune y tus defensas para el invierno. Pero eso ya te lo comentaremos más adelante en otra entrada del blog. Si tienes dudas sobre cómo hacer tu depuración de forma correcta y efectiva pasa a verme a nuestra tienda o contacta conmigo. Estaré encantada de recibirte.