HARINAS Y CEREALES – HÁBITOS ALIMENTACIÓN

Punto 7. Las harinas y los cereales son parte básica de nuestra dieta, pero ¿sabes de qué forma son más saludables? ¿Controlas el consumo que haces de ellos?

Los hidratos de carbono están presentes en nuestra alimentación de muy diversas formas (frutas, verduras, legumbres, lácteos, etc), pero la más abundante de todas es la forma de cereales, ya sean en forma de trigo, espelta, avena, centeno, cebada, arroz, maíz, etc.

Primero de todo hay que tener presente que los hidratos de carbono los necesitamos, nuestro cuerpo necesita energía y la forma más rápida y efectiva para nuestro metabolismo es obtenerla mediante el consumo de hidratos de carbono. Pero, ¿sabes realmente que son? Los carbohidratos o hidratos de carbono son azúcares, almidones y fibras, se llaman así por su composición química es a base de carbono, hidrógeno y oxígeno.

Al margen de lo que se pueda pensar, los hidratos de carbono nos aportan muchos beneficios, entre ellos, nos protegen contra las enfermedades ya que los granos enteros nos aportan fibra dietética que nos protege de las enfermedades cardiovasculares, contra la obesidad, la diabetes tipo 2 y mejora la salud digestiva. La fibra de los granos enteros también puede ayudar a controlar el peso y a controlar los niveles de colesterol. Y en general los hidratos de carbono son buena fuente de nutrientes.

No consumir suficientes carbohidratos puede causar problemas. Sin combustible suficiente, el cuerpo no recibe energía. Además sin suficiente glucosa, el sistema nervioso central sufre, lo que puede causar mareos o debilidad física y mental. Una deficiencia de glucosa se llama hipoglucemia. Si el cuerpo tiene una ingesta de carbohidratos insuficiente consumirá proteínas como combustible. Esto es problemático porque el cuerpo necesita proteínas para hacer músculos. El uso de proteínas para el combustible en lugar de carbohidratos pone tensión en los riñones, debido a que los subproductos del metabolismo de las proteínas se deben eliminar por la orina. Las personas que no consumen suficientes carbohidratos también pueden sufrir de insuficiencia de fibra, lo que puede causar problemas digestivos y estreñimiento.

Nuestras recomendaciones más importantes son: nada de pan, harinas blancas o refinadas, siempre es mejor todos los cereales integrales. Aumentamos así la fibra, ayudando a un mejor tránsito intestinal y ralentizar la absorción de los azúcares. Conseguimos así un mejor rendimiento metabólico. Alternar la dieta con arroz blanco y arroz integral puede ser una opción más saludable. Sobre todo si consumimos arroces locales. Además también podemos encontrar pseudocereales que no son refinados como el sarraceno, el mijo o la quinoa, que tienen también muchas propiedades y beneficios para nuestra salud.