MANTENGAMOS LA TIERRA VERDE

En la Tierra, sus Bosques y sus Selvas son las zonas más amenazadas actualmente.  Las Plantas, gracias a su fotosíntesis, son las encargadas de producir el oxígeno que usamos para respirar. Se podría decir que son fuente de vida, ya que la mayoría de los organismos vivos necesitamos el oxígeno para respirar y vivir. La Tierra necesita sus Verdes Pulmones para poder seguir funcionando y de nosotros depende que siga siendo así.

A gran escala, parece difícil que podamos hacer algo, pero siempre se puede aportar un granito de arena a la montaña:

  • No apoyando a las grandes empresas que arrasan selvas para crear zonas de cultivo a gran escala para piensos de animales o producción de cereales, que seguramente serán de origen transgénico. Haz un consumo local y responsable de los productos que compras y consumes para ayudar a que esto no siga sucediendo.

  • De la misma forma, no consumas carnes que provienen también de zonas de producción agrícola creadas arrasando selvas y bosques, para satisfacer la demanda mundial. Siempre podemos preguntar e informarnos sobre el origen de la carne que se consume.

  • No compres productos de origen vegetal, como puedan ser maderas (palisandro, caoba, teca, ébano) para muebles o para la casa, que provengan de bosques o selvas en peligro. Actualmente existen certificaciones de maderas de bosques sostenibles.

  • Al mismo tiempo, que otros productos de origen vegetal como la hoja de palma o la soja y sus derviados alimenticios.

  • Disminuir el consumo de papel, e intentar consumir aquel que viene de bosques sostenibles o es reciclado.

A pequeña escala, también se pueden hacer grandes cosas:

  • Si tienes sitio en casa, un patio o una terraza, puedes poner algunas plantas que seguro te alegrarán un poco la vista.

  • Si tienes un jardín o un terreno, o acceso a alguno de los dos, planta todo lo que puedas, sobre todo plantas autóctonas de la zona donde vivas. Así ayudarás mucho más a las conservación y biodiversidad de las especies vegetales.

  • Haz tu propio huerto o cultiva tus propias especias y hierbas aromáticas. Seguro será divertido a la vez que educativo y saludable.

  • Rechaza cualquier tipo de bolsa o envase cuando hagas tus compras, aunque sean de papel, siempre es mejor «reutilizar». Así la vida es más sencilla, práctica, sostenible y respetuosa con el medio ambiente.

  • No compres plantas de plástico o artificiales para decorar. Un ser vivo siempre es mejor compañía.

  • Intentan promover dentro de tu comunidad la repoblación de bosques. Seguro que donde vives existen asociaciones o grupos que se dedican a ello. Búscalos y únete a ellos.

  • Fomenta en tu barrio y en tu ayuntamiento la creación de zonas verdes y el cuidado de las mismas.

VOLVER