¿Síndrome postvacacional?¿Vuelta al cole?

Se mire por donde se mire, parece que septiembre es un mes difícil o así nos lo quieren pintar. Con expresiones como «síndrome postvacacional» o «la vuelta al cole», comenzamos a sentirnos pesados y con una carga a la espalda, como si ya nada tuviera sentido. Bueno, pues queremos deciros que nada de eso. Estamos aquí para desmentiros muchos mitos y para ayudaros a que septiembre se convierta en vuestro mes favorito.

Lo primero que tenemos que pensar es que no debe haber un mes diferente a otro. Si no todo lo contrario. Es un mes más que nos aporta todo lo mejor después de las merecidas vacaciones. En este mundo que pasa tan rápido siempre clasificamos las cosas como «buenas» o «malas». Y nosotros queremos decirte que no hay cosas «buenas» o «malas». Todo siempre depende del ojo que mira. Y lo mismo sucede con septiembre. No es ni bueno ni malo. Es un mes más que nos da la oportunidad de seguir haciendo muchas cosas. Incluso alargar aún más esa felicidad y tranquilidad obtenida en el tiempo de descanso. Sólo tienes que saber como hacer para alargarlo. Te dejamos algunas de nuestras recomendaciones para llegar a las próximas vacaciones con las pilas cargadas.

  1. Es importante que vigiles lo que comes. Seguro que durante las vacaciones has olvidado muchos de tus buenos hábitos y ahora tu cuerpo paga las consecuencias. Parte de la sensación que tienes de ir arrastrándote al trabajo se debe a esto. Tu cuerpo se fatiga mucho cuando come en exceso, fuera de horas y sobre todo tarde en la noche. Vuelve a los buenos hábitos en tus comidas. Haz un desayuno lo más completo que puedas, y sobre todo tómate tu tiempo para disfrutarlo. Opta por productos de temporada, en septiembre llegan nuevas y muy nutritivas verduras. Comienzan a aparecer muchas verduras de hoja verde que nos ayudaran a depurar nuestro cuerpo. Haz cenas más ligeras e intenta no hacerlo muy tarde. Cuantas más horas dejes entre tu última comida y la primera del día siguiente, más tiempo libre de distracciones digestivas le dejas a tu cuerpo para recuperarse.

  2. Las horas de sueño son importantes, intentar que tu cuerpo descanse todo lo que necesita. Acostumbra a tu cuerpo a levantarse temprano. Aprovecha la mañana haciendo algo de ejercicio en casa (unos estiramientos, yoga, meditación) darán a tu día una visión completamente diferente. Tómate tiempo para ti y para conectar con tu cuerpo. Haz que tu despertar no sea una carrera de obstáculos. E intenta no ir muy tarde a dormir ni con el estómago lleno de comida.

  3. Si te gusta el ejercicio y hacer deporte, genial, vuelve al gimnasio, a tus ratos de correr o natación, bicicleta o lo que te guste más. Pero si no te gusta el ejercicio y eres más de descansar haciendo zapping en el sofá, tómate unos minutos todos los días para caminar. Dar un paseo después del trabajo puede hacer que liberes mucha de la tensión acumulada durante el día en el trabajo. Y si ese paseo puede ser en algún lugar cercano a la naturaleza (playa, montaña, parque, etc) mucho mejor. El contacto con la naturaleza y el aire libre cargarán tu cuerpo.                                                                                     

  4. La llegada de septiembre marca el comienzo del otoño. Las horas de luz comienzan a acortarse y nuestro ritmos también cambian. Por eso es un buen momento para depurar y limpiar los filtros de tu cuerpo. Ve a tu herbolario favorito y pide algún extracto de plantas con el que puedas ayudar a tu cuerpo para prepararse para el invierno.                                       

  5. Si tienes hijos, inclúyelos en estos buenos hábitos. No cargues su tiempo libre y el tuyo de actividades para distraeros. Pasar tiempo juntos haciendo actividades saludables y tranquilas ayuda más a que el ambiente sea agradable para todos. Cargar las horas libres de actividades sólo hará que todos os estreséis más.                                                                             

  6. En tu vuelta al trabajo no te centres en los aspectos negativos. Piensa que cada día comienzas de nuevo. No te quedes anclado en situaciones del pasado. Siempre busca lo bueno y lo más bello de lo que te rodea. Tu ambiente de trabajo será como tu quieras en base a cómo tu lo veas. De ti dependen los cambios. Hay que ver siempre dentro de las situaciones difíciles y de estrés las oportunidades que éstas nos brindan. Que tu vuelta al trabajo no sea negativa, ya que irás arrastrando esa negatividad a todos los sitios que vayas.                                                                                                            

Recuerda que las vacaciones son un regalo que le damos a la mente para que pueda prepararse nuevamente para la vida, así que no pueden durar eternamente, sino no las apreciaríamos. Por eso siempre es mejor apreciar cada día y dar lo mejor, porque esa es realmente nuestra vida.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*