TUI NA

Dentro de las terapias de masaje, el Tuina o Tui Na pertenece a las Terapias Chinas, deriva de las palabras chinas tui –empujar– y na –agarrar–; es una forma de masaje chino muy antiguo, usado para aliviar y hacer desaparecer el dolor. Con más de dos mil años de antigüedad, es anterior a la acupuntura y es la base de casi todos los masajes, incluido el shiatsu. Este masaje milenario despierta la capacidad sanadora del cuerpo y ayuda a relajarse y solucionar problemas musculares, orgánicos o emocionales.

Anteriormente en la Dinastía Ming se denominaba Anmo, y comenzó como una terapia de fricción y apretar, para calmar los dolores. Poco a poco los movimientos fueron cambiando a verse que los movimientos circulares en diferentes direcciones eran más efectivos y se conseguían diferentes resultados terapéuticos. Apareciendo finalmente el Tui Na. En el uso del masaje como tratamiento se sintetizaban experiencias y, en consecuencia, se desarrolló el Tuina, una nueva terapia sistemática.

Esta terapia se basa en tonificar el  Xu y dispersar el Shi, estimular lo antipatógeno y eliminar el patógeno, reajustar el equilibrio entre el Yin y el Yang y recuperar la armonía circulatoria del Qi y Xué. La terapia consiste en realizar movimientos con las manos sobre la superficie del cuerpo  en zonas muy determinadas y concretas, o en puntos clave. La eficacia depende de la naturaleza y la intensidad de los movimientos,  de la particularidad de las zonas determinadas y de los puntos donde se aplican dichos movimientos. De acuerdo con la intensidad  y la naturaleza  de los movimientos y la parte o punto donde se apliquen el tuina tiene ocho métodos: calentar, tonificar, desobstaculizar, evacuar, transpirar, armonizar, dispersar y eliminar.

El masaje tuina se recomienda a personas de todas las edades y es especialmente beneficioso en ancianos y niños. No tiene ninguna contraindicación y aporta equilibrio físico, mental y emocional. Promueve la relajación total y al mismo tiempo resulta muy estimulante. Esta terapia es como un reset, o reinicio para el cuerpo. Los días posteriores al masaje no es extraño sentirse «como nuevo».

Está recomendado para el tratamiento de problemas en músculos, huesos y ligamentos. Es muy efectivo para las lesiones deportivas y con problemas específicos como ciática, artritis, espasmos musculares y dolor de cuello y espalda, hombros, cadera, piernas, rodillas y tobillos. También puede ayudar con problemas de los sistemas respiratorio, digestivo y reproductivo, o incluso problemas menstruales y de infertilidad. Asimismo se usa para tratar el insomnio, dolores de cabeza y migrañas.